sábado, 23 de mayo de 2020

La esencia del microrrelato



CASA DE MUÑECAS

No faltaba ni un solo detalle en aquella casita victoriana que recibiera por su cumpleaños. El distinguido cabeza de familia leyendo el periódico en el sillón orejero, su delicada esposa bordando junto a la chimenea, las mellizas de rubios tirabuzones tomando el té en el cuarto de juegos. Cuando los sentó a la mesa del salón para la cena, no reparó en el ojo malva de la madre. Tampoco se percató de su labio partido durante el desayuno en la cocina. Pero ante la luna del armario descubrió que apenas se tenía en pie y decidió acostarla en la cama con dosel del dormitorio principal. A la hora de la comida, echó en falta al padre. Y mientras lo buscaba en el baño, la biblioteca y el desván, las niñas observaban de reojo, con una sonrisa aviesa y sus vestiditos manchados de tierra, la pequeña pala del jardín.

***

El microrrelato de Raúl Garcés Redondo contiene todo lo que debe formar un buen microrrelato. Brevedad, sorpresa y una pizca de humor negro. Este texto fue publicado en el segundo número de nuestra revista "El eco de los libres". Hasta la fecha, en la sección de relato, Raúl Garcés ha participado en los tres números publicados. En las tres ocasiones, su microrrelato ha sido ilustrado por Lola Gómez Redondo, autora de la ilustración que encabeza esta entrada. Nuestra intención es seguir contando con la colaboración de ambos. Desde "El eco de los libres" deseamos un feliz fin de semana. Comenzar la fase 2 (en algunos lugares) o la fase 1 (en otros) de la desescalada con precaución y solidaridad con el resto de conciudadanos. Respeto y responsabilidad serán claves para alcanzar pronto una nueva normalidad. 


miércoles, 20 de mayo de 2020

Se ha dicho de nuestra revista: Fran Osambela

Este artículo fue publicado en El Periódico de Aragón y escrito por el periodista Fran Osambela poco antes de la presentación de nuestro tercer número en Zaragoza.

A LA LIBERTAD POR LA CULTURA


Detrás de El eco de los libres hay algo más, mucho más, que un compendio de actividades o la acumulación de reportajes y artículos de corte cultural impresos en un dosier de 158 páginas. En el fondo, detrás de esta revista lo que impera es un atronador espíritu por salir hacia adelante; más aún, una lucha continua contra todo y contra todos por hacer crecer un proyecto que ya ha llegado a su tercer número. Tres entregas parecen pocas, pero son muchísimas si se tienen en cuenta las circunstancias que han marcado la trayectoria de esta publicación desde que naciera en el 2016. Este tercer número acaba de ver la luz y será presentado oficialmente en Zaragoza este viernes en el Patio de la Infanta (19.30h).

Cuando uno toma en sus manos un ejemplar de El eco de los libres no puede evitar echar la vista atrás y acordarse de Pasarela, esa joya que se publicó en Aragón entre mayo del 93 y mayo del 2001, un regalo para la cultura (mejor dicho, un regalo para la contracultura aragonesa, esa que siempre ha sabido sobrevivir escondida de los estamentos oficiales) que tuvo como editor a Manuel Martínez Forega, como director a Eduardo Laborda y como alma a Marina Gracia(hablamos de palabras mayores).

Aquellos fueron once números que, todos juntos, hoy en día representan lo más parecido a un tesoro. Preguntas aquí y allá y muchos son los que recuerdanPasarela y muchos los que tienen "algún número por casa", pero muy pocos los que pueden presumir de conservar los once ejemplares. Cuando uno coge todos a la vez le vienen a la cabeza aquellas palabras de Miguel Pardeza cuando era capitán del Real Zaragoza pero también un deportista de máximo nivel famoso por su vertiente cultural y académica, algo muy escaso en la época: "Siento atracción física por los libros", decía el futbolista.  
Portada de la tercera entrega de El eco de los libres donde aparece la obra "El secreto de la libélula" de Juan Luis Borra
Recuerda Marina Gracia, a cargo de llevar las cuentas y gestionar la publicidad en Pasarela, que Laborda no quería que se pidieran ayudas públicas a las instituciones. "Eduardo decía que las subvenciones restaban libertad. Que si había dinero público había obligaciones". Los tiempos han cambiado mucho, pero de una u otra forma aquel cariz rebelde y combativo que desprendía Pasarela se percibe ahora, más allá de dónde procedan los apoyos que recibe, en El Eco de los libres. En este caso la clave está especialmente en su director, Marcos Callau, poeta a ratos, artista siempre, artífice en la puesta en marcha del Ateneo Jaqués y experto (de talla mundial) en la figura, vida y obra de Frank Sinatra, aunque la mejor forma de definirlo sería más o menos así: Dícese de una persona nacida en Zaragoza en julio de 1981 que cada día sale a la calle dispuesta a luchar contra todo lo que se le ponga delante con el único objetivo de alcanzar la libertad a través de la cultura. Y ya está.

Ni siquiera Marcos sabe cómo ha sido posible que de verdad El eco de los libres haya llegado al tercer número, pero ya está pensando en el cuarto. Y pueden apostar a que habrá un quinto. "Lo único que puedo decir es que estoy muy orgulloso de los que hemos hechos en estos años, desde la fundación del Ateneo Jaqués. Ha sido muy duro, claro, porque todo proyecto cultural nunca encuentra los apoyos necesarios y suficientes sea cual sea su tamaño, pero también ha sido una experiencia maravillosa. Ahora llevamos unas semanas presentando la revista en distintos lugares y ya estamos tensos y muy orgullosos por hacerlo el viernes en un escenario como es el Patio de la Infanta", dice el poeta.
El eco de los libres es una de las consecuencias del trabajo que realiza el Ateneo Jaqués, un proyecto con vocación poética, literaria, artística y científica que ha recuperado la esencia del antiguo ateneo pirenaico y que como explica el propio Marcos Callau, desde el minuto uno (2013) supo que necesitaría de una publicación para plasmar sus inquietudes. En su cabecera, la revista rinde homenaje y trata de calcar el espíritu de un periódico oscense que, ya a comienzos del siglo XIX, tenía en su mancheta como lema Libertad, Igualdad y Fraternidad. "El nombre de este periódico era El eco de los libres, un título que resume a la perfección el espíritu del Ateneo Jaqués de entonces y del actual", explica Callau, que siempre presenta la revista también a nivel nacional en ciudades como Madrid, Barcelona, Cádiz...
"Este ateneo del siglo XXI, desde sus comienzos, ha pretendido y pretende ser un lugar de encuentro, para exponer, debatir y compartir ideas. Una tertulia continua donde primara, por encima de todo, la libertad de expresión, el pensamiento libre y crítico. Promover y difundir la cultura para llevarla hasta el último rincón del Pirineo. Este es el espíritu que prima también en El eco de los libres, un punto de encuentro, en este caso, plasmado en papel donde, partiendo del ámbito local tiene como objetivo la universalidad". Palabra de Marcos Callau. Poco que añadir, salvo que parece obvio que llegará el día en que también será un orgullo poseer todos los números de El eco de libres, sean los que sean.

lunes, 18 de mayo de 2020

Raúl Herrero, desde el confinamiento

Collage digital de Raúl Herrero titulado "Amor", realizado desde el confinamiento
El creador Raúl Herrero ha respondido a nuestras preguntas en la sección "Confin_Arte" (Arte desde el confinamiento) para la web Viajar por Aragón. Podemos leer la entrevista completa en el siguiente enlace: https://www.viajarporaragon.com/confin_arte-raul-herrero/


Aquí lo tienen:


1._ ¿Cómo has pasado y pasas el confinamiento?

En el aspecto estrictamente personal he disfrutado enormemente. En casi nada cambió mi vida durante el confinamiento. Tanto un escritor como un editor pasan mucho tiempo recluidos, ya sea en su casa, en un hotel o en un calabozo, tal como les sucedió a Cervantes o Ezra Pound… Por las noches desde mi ventana observaba el transitar de las estrellas errantes; la luna emergía inmarcesible envuelta en la sombra de la eternidad. Y las nubes, vivo en un piso alto, aunque no tanto como me gustaría, me evocaban escenas de Buñuel y pinturas de Dalí. He pasado el tiempo con mi hijo y mi esposa, tal circunstancia, a pesar de mi misantropía, la he vivido a menudo como un regalo. Durante el confinamiento hubo que perder horas jugosas, incluso días, en papeleos y trámites para asegurar la supervivencia. Pero omito esos detalles, más propios de un director general, de un chupatintas, de un lamelibranquios o de algo así, porque entiendo que este consultorio se enfoca hacia otros aspectos más ricos de la vida. He destinado bastantes horas al estudio de textos de Samkara y de las Upanishads.

2._¿Tu trabajo como editor se ha visto afectado de alguna manera?

El mundo del libro, al igual que otros sectores, se ha paralizado. Esto ha derivado en un retraso de las novedades programadas, en la suspensión o aplazamiento de obras en preparación. Son tristes los efectos económicos negativos que apalean a la industria del libro en estos momentos. Desde otro punto de vista, el linaje de la producción del libro necesitaba frenarse para, tal vez, reflexionar sobre varios temas, en especial la cantidad de títulos que se editan al año. Por supuesto, lejos de lo que algunas personas del sector proponen, la solución no pasa porque los editores que entregamos a la imprenta de nueve a catorce libros al año reduzcamos nuestros títulos, sobre todo porque el impacto cultural de esos libros, con ciertas excepciones, suele ser mayor que el de otros emporios. Más bien la cuestión sería que los lanzadores de novedades y grupos que desembuchan 100 títulos o más a la semana, buena parte de ellos prescindibles, se frenen para bien suyo y para bien de la lectura y del mundo cultural, incluso evitando ciertos títulos que insultan a la inteligencia de cualquier lector medio. Aunque a nadie se le escapa que esa sobreabundancia de producción encubre el intento de ahogar al posible competidor y que desaparezca del mapa de las librerías y de la mesa de novedades. En este aspecto la inteligencia de las librerías independientes resulta fundamental. En todo caso no pretendo competir en ese terreno, no se corresponde con mi forma de entender la edición, tampoco mis publicaciones tienen ese carácter. ¿Pueden una hormiga y un leopardo realizar una carrera en igualdad de condiciones? ¿Es lo mismo una liendre que un mamut? ¿Es lo mismo un productor de libros que un editor?

3._ ¿Cómo crees que afectará al mundo editorial el escenario post-pandemia?

Desde el punto de vista económico supondrá un desastre, al menos en un plazo inmediato. En todo caso no acostumbro a profetizar, pero si me vence la tentación procuro hacerlo en la intimidad o entre mis cercanos. Ojalá no se lleve por delante a editoriales y libreros y distribuidores esenciales desde el punto de vista de su implicación con la cultura, que puede ser lo mismo que la industria del libro, pero que también es otra cosa. Los autores, ilustradores y traductores, en definitiva toda la cadena, también saldrán perjudicados, si bien cada uno sentirá ese perjuicio en su perímetro particular. Los negocios que tanto habían padecido durante la crisis anterior y que, en muchos casos, todavía no se habían repuesto, ahora pueden desaparecer del mapa, lo que implica la ruina de familias, de personas. La precariedad es una forma de marginalidad. En unas circunstancias como las que se nos presentan, según los augures del futuro con altas tasas de paro, las personas que han trabajado durante muchos años en un negocio propio son prácticamente irrecuperables para el llamado “mercado laboral”. Pero no olvidemos, tras esta parrafada de ministro que acabo de soltar, que en parte toda esta parafernalia del sistema de empleo y de la economía son mascaradas. A algunos nunca les falta el trabajo. ¿Sigue todavía vigente el sistema de castas?

4._ Los actos sociales que suponían, por ejemplo, una presentación literaria o la inauguración de una exposición, ¿crees que sufrirán algún cambio a partir de ahora?

De entrada se han suspendido los actos. Ignoro el modelo que se tomará tras la pandemia. La mayoría confiamos en un regreso a la normalidad previa a la peste. En determinados aspectos de la vida cotidiana y del trabajo, lo virtual y “electrónico” no terminan de cuajar, por mucho que ciertos expertos se empeñen en el imperioso triunfo de esos sucedáneos. Tan solo los fieles a lo tecnológico, una forma de fe como cualquier otra, a cualquier precio y por encima de toda evidencia, encuentran pruebas del advenimiento de su credo.

5.- Además de editor, eres escritor, dibujante, pintor, director...en definitiva, un creador. Desde la creatividad, ¿a qué has dedicado más tiempo en el confinamiento?

Me he dedicado a la lectura, a la revisión de pruebas de libros, a la escritura, a rodar cortometrajes con mi hijo Hermes, a practicar la danza sufí, a recordar con detalle ciertos momentos de mi pasado, a cantar melodías jasídicas, al cine… El retiro y el encierro, cuando no implican tortura física ni menoscabo, a menudo van de la mano de la inmersión en uno mismo, siempre con la esperanza de volver renacido a la vida. Espero que las mediocridades y los impulsos pusilánimes, que a diario se reparten en nuestra sociedad, no me hagan olvidar lo reaprehendido en estos días.

6._ ¿Qué han significado para ti las redes sociales en este tiempo?

Desde un punto de vista personal una distracción. Como editor una manera de seguir dando señales de vida, de rondar a la existencia. En estos días hemos ofrecido más contenidos en nuestras redes y canales de comunicación con el presuntuoso deseo de aportar algo a los que vivían estos momentos con desasosiego. También han supuesto una forma de seguir en contacto con amigos y conocidos. Mi vecindario lo agradece, desde que existen las redes sociales he abandonado el sistema de gritar por el balcón o de realizar señales de humo, con el riesgo de incendio que eso suponía. Aunque que el teléfono tampoco era moco de pavo.

7._ ¿Crees que ya estamos preparados para la desescalada?

No tengo ni puñetera idea. Pero, según algunos comportamientos de los que he sido testigo, ya fueran en directo o de manera virtual, para lo que una buena parte del ser humano sigue preparado es para hacer el cenutrio.

8._ ¿La reacción del estado español ha estado a la altura de esta pandemia?

Solo podemos hablar de evidencias. Si se refiere al gobierno es verdad que al principio quitó importancia a lo que estaba por venir. Luego fue cambiando. No poseo suficientes elementos de juicio para afirmar de manera tajante si se han equivocado en todo o en parte. Pero sí creo que debemos posicionarnos con las víctimas, cualquiera de nosotros puede ser una de ellas mañana, también con los que sufren, con los que han perdido el trabajo, con los que se han arruinado, con los autónomos, con los que no pueden trabajar porque todavía no han abierto sus centros, también con los que dependen de salas, teatros, cines, salas de exposiciones… Los trabajadores de la cultura en España nos movemos en una precariedad cada vez más acuciante. También habrá quien se carcajee como un bobalicón y masculle: «¡Que se fastidien!». Pero esos actores, esos autónomos, empresarios, técnicos, músicos y, en suma, trabajadores, no realizan sus funciones para esa calaña, sino para una humanidad con capacidad crítica. En todo caso si alguien tiene responsabilidades políticas o de cualquier otro tipo que las asuma o que se las hagan asumir. La política se ha convertido por un lado en un culebrón, y yo solo sigo los de las sagas galácticas, por otro en un partido de fútbol donde la mayoría participa como hinchada. Cuando la bondad se convierte en un lujo los mezquinos se aúpan a los cerros más altos.

9._ Por último, ahora que, según los gobernantes, ya podemos empezar a salir de casa, ¿qué es lo primero que te apetece hacer?

Quedarme en casa y abrir un libro.

"Ahora voy" dibujo de Raúl Herrero desde el confinamiento

domingo, 17 de mayo de 2020

Arte Casual, Ferrer Lerín.


En el segundo número de nuestra revista dedicamos un espacio a Arte Casual, publicando el manifiesto que Francisco Ferrer Lerín redactó en 1984 así como unas fotografías representativas. Hace cuatro años el Arte Casual fue recuperado con una ponencia impartida por Ferrer Lerín en la Universidad de Santander. Posteriormente, se organizó una gran exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza y al año siguiente, 2017, un taller de Arte Casual en La Térmica de Málaga. La exposición celebrada en la Universidad de Málaga, Ferrer Lerín, un experimento (2018-2019), dedicó también un amplio espacio a una exposición fotográfica demostrativa de este tipo de arte independiente de la voluntaria acción humana.

El pasado mes de noviembre Athenaica Ediciones publicó un libro estrictamente dedicado al Arte Casual que contó con la colaboración de Ignasi Aballí, Frederic Amat, Félix de Azúa, Juan Buil, Francesc Cornadó, Ignacio Echevarría, Jesús García Cívico, Jordi Ibáñez, Enrique Juncosa, Tecla Lumbreras, Jesús Martínez Clara, Luis Martínez Montiel, Joël Mestre, Margot Molina, Jesús Palomino, Elena Ruiz Sastre, Fernando del Val, Antonio Viñuales y Pedro G. Romero.
Boca de alcantarilla. Ejemplo de Arte Casual publicado en su página de Facebook.
La intensa práctica de la ornitología de campo llevó a Ferrer Lerín a recorrer escenarios periurbanos como pequeños cultivos, ejidos, yermos o vertederos; espacios donde el escritor descubre manifestaciones espontáneas de arte contemporáneo desprovistas de intencionalidad que le llevan a redactar, en 1984, un manifiesto donde, por primera vez, acuña el término Arte Casual, inciciando a la vez un proceso de captación de muestras de dicho género mediante la fotografía. Fotografía puramente testimonial sin ningún alarde artístico. Esta captación de Arte Casual es inagotable y está en continua evolución. Desde la página de Facebook dedicada a dicho género Ferrer Lerín publica sus propias captaciones y todos aquellos testimonios que recibe de personas, a veces, anónimas o simplemente, visitantes de este espacio que creen haber encontrado una manifestación de Arte Casual en su deambular urbano o periférico. 

Fotografía de Daniel Ubertone
Transporte de hortalizas
Pilastra y restos del puente del ferrocarril, en La Puebla de Albortón (Zaragoza)
Estas son algunas fotografías de Arte Casual encontradas en la página de Facebook dedicada a este género. Dejamos aquí el enlace a la página: https://www.facebook.com/Arte-Casual-Ferrer-Ler%C3%ADn-1376732909235292/

Nuestra intención, desde la revista "El eco de los libres", es continuar dando espacio a estas interesantes manifestaciones del único arte conocido que no requiere la intencionalidad humana. 


viernes, 15 de mayo de 2020

Se ha dicho de nuestra revista... Alberto Díaz Rueda

Portada del número 2 de nuestra revista con una obra de Antonio Beneyto


Hay algo profundamente barojiano en el nombre de esta revista - ha cumplido su primer año de vida- que me atrajo desde el primer momento. Y un cierto desafío con aroma libertario, defensa del pensamiento crítico, un guiño quijotesco, una apuesta rigurosa, seria y profundamente gratificante por la cultura. Con mayúsculas. Desde el pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Magníficamente editada y a un precio testimonial y generoso, diez euritos por una revista tamaño casi de lujo, 30x21 cms , con más de 150 páginas y un contenido de envidiable riqueza. Si además  añadimos que es una empresa personal de unos cuantos locos por llevar la cultura a todos, sin subvenciones oficiales de ningún tipo - por tanto sin sus servidumbres-, con mecenas privados entre los que se cuenta, benditos sean, un bar zaragozano con nombre de cine, una editorial con nombre de cuento de Poe, un periódico semanal y, Epicuro nos asista, una casa de comidas, los dos últimos de Jaca, la cosa toma ecos  que a éste crítico le son entrañablemente familiares: épocas de facultad, militancia antifascista, locura por los libros, la poesía, el cine y las muchachas (no necesariamente en ese orden), Sartre, Heiddeger, Wittgenstein y Camus en filosofía, tiempos oscuros marcados a fuego por la escritura: novelas, criticas literarias y de películas, periodismo activo, viajes como corresponsal político, el mundo...y el horizonte cerrado y sofocante en este país, tan necesitado del aire libre que sólo una cultura libre puede proporcionar. Y aquí es donde se cierra el círculo que he diseñado para presentar a mis lectores esta revista, "El eco de los libres" o lo que es igual, los ecos que provoca la libertad ejerciéndose en forma de cultura, y realizada por personas, artistas, escritores, críticos, fotógrafos y otros artífices de la cultura que se quieren libres y se dirigen a un público que ama esa misma libertad. Miguel Hernández pondría su pluma al servicio de esta revista y Unamuno y quizá, sólo quizá, Ortega (al dominante maestro madrileño le ponía nervioso el talante libertario). Y Lorca, Machado o León Felipe o Neruda..."e tanti altri".
"El eco de los libres", cuyo segundo número acaba de publicarse -posiblemente será de periodicidad anual, y es una pena: se podría renunciar a tanto contenido y dar al lector la posibilidad de gozar de ella al menos dos veces al año-, es el renacimiento de una idea y de un ideal. La idea es un hecho histórico: la publicación de un diario en Huesca con ese nombre desde agosto de 1854. El ideal es traer a nuestro siglo el impulso libertario que generó aquél  diario "dedicado al orden, paz y bien del pueblo" bajo el lema revolucionario de "Libertad, Igualdad y Fraternidad". He revisado entre nostálgico y admirado los dos números publicados hasta el momento, gozando de la calidad de los trabajos y de la resonancia ideológica personal que tienen algunos de ellos para mí, de la poética ingenuidad política de otros, de un surrealismo rebelde que hubiera hecho las delicias de Gómez de la Serna, del desafío que supone el "libre pensamiento", del sueño dinámico de promover la tolerancia como norma de vida.
Desde un punto de vista literario, artístico e histórico, el dossier dedicado al "postismo" en el segundo número no tiene pérdida (un movimiento cultural surrealista nacido el año 1945, en una España hundida y recelosa de la postguerra que apenas levanta cabeza). Estar post (después, más allá) de los ismos: comunismo, fascismo, surrealismo, franquismo, ilusionismo, dandismo, catolicismo, espiritualismo, capitalismo, anarquismo...etc. no era sólo una hazaña impensable en la época, era una temeridad que podía pagarse con algo más que unos bofetones en cualquier comisaría. Y esto, apostar por la libertad en la palabra en una tesitura política que abominaba la libertad confundiéndola con el libertinaje, convertía en inexplicable que se llegara a producir, salvo gracias a los errores garrafales de una censura absurda y nada ilustrada o  la condescendencia caprichosa del poder absoluto y la absoluta impunidad. Los trabajos que ilustran el tema son de una excelente calidad y dan una idea completa y sugestiva de los que supuso ese movimiento en la mortecina  vida cultural española, con trabajos de algunos de sus fundadores, Carlos Edmundo de Ory, Eduardo Chicharro y Silvano Sernesi, y una amplia antología de poesía postista (con aportaciones actuales como la de Francisco Ferrer Lerín). También se da noticia de algunas celebridades de la época que se unieron al postismo como Gloria Fuertes, Fernando Arrabal, el poeta Ángel Crespo, el gran Miguel Labordeta y, sorpresa, el eximio Camilo José Cela. El fascinante dossier se completa con entrevistas a Antonio Beneyto, a Antonio Chicharro, el hijo de Eduardo, y otra a Emilio Gastón y Carmen Gascón.
La revista tiene ambición de cobertura cultural y en sus páginas vemos artículos literarios , poesía, manifestaciones de arte, pintura, escultura, dibujos, fotografías, trabajos muy notables sobre cine, ciencia y memoria histórica, notas dedicadas al periodismo activos y las noticias -excelente el trabajo sobre el hospital de Jaca- y algunas entrevistas a artistas y literatos de muy buena factura. Me ha interesado especialmente el artículo de Buesa sobre el santo Grial en el Pirineo, el dedicado a la magnífica figura del juez anarcosindicalista Gregorio Oliván (da tema para una novela) y el trabajo de Lucía Pons sobre los humedales de la Jacetania.
En resumen una sorpresa y una lección de generosidad: la de todos los que hacen posible una revista como ésta en el vacilante y casi siempre yermo paisaje cultural -desde el punto de vista popular, lejos de academicismos, intereses económicos y oficialismo- que nos rodea.
Por favor, suscríbanse. Vale la pena.


(Alberto Díaz Rieda, para Serret Llibres)

jueves, 14 de mayo de 2020

Hace 22 años...

Frank Sinatra murió el 14 de mayo de 1998

'I'm losing...' susurró Frank Sinatra en su lecho de muerte hace hoy veintidós años. Desde el Ateneo Jaqués impulsamos la única iniciativa que se promovió en España para celebrar su centenario en el año 2015, una exposición multidisciplinar que recorrió multitud de ciudades españolas. También, para aquella ocasión recopilamos poemas dedicados a Frank Sinatra. Grabamos en vídeo, para la ocasión, uno de aquellos poemas, el escrito por Raúl Herrero. Poesía y música, dos disciplinas que nos hacen libres:




De aquella exposición del centenario grabamos este vídeo:

Y por último, Frank Sinatra; obvio:

miércoles, 13 de mayo de 2020

Cultura en tiempos de Pandemia




Indudablemente y de manera significativa en difíciles épocas de crisis, la cultura actúa de bálsamo e imprescindible alimento al que todo el mundo debería tener derecho y fácil acceso. Antón García Fernández, desde Jackson (Tennesee, Estados Unios) es un incansable agitador cultural y en su canal de Youtube, permanentemente, está ofreciendo interesantes vídeos sobre literatura, música, cine... donde, desde su opinión, realiza profundos análisis de algunas obras fundamentales de la historia cultural del siglo XX. En un momento, podemos viajar de los Beatles a Bob Dylan, pasando por Alfred Hitchcock, Lou Reed o Tintín. Antón participó en el pasado número de "El eco de los libres" y en su último vídeo, dialoga con nuestro amigo y colaborador Raúl Herrero, precisamente, sobre la situación que estamos viviendo actualmente. Cultura en tiempos de pandemia. Lo vemos:




Por otro lado, ya tenemos nueva entrega de nuestra sección en la web de Viajar por Aragón. En esta ocasión, el protagonista del último número de nuestra revista, Juan Luis Borra, nos cuenta cómo ha vivido el confinamiento y cómo imagina él el futuro más inmediato. Lo podemos leer aquí: https://www.viajarporaragon.com/confin_arte-juan-luis-borra/

Paseo covid. Obra a carboncillo de Juan Luis Borra, realizada desde el confinamiento.
Por último, una curiosidad. Hoy, por sorpresa, hemos recalado en la web "Memoria de Madrid" y ahí hemos visto uno de los ejemplares del antigüo periódico oscense "El eco de los libres" al que debemos el título, merced al historiador Esteban C. Gómez. Compartimos enlace y fotografía: http://www.memoriademadrid.es/buscador.php?accion=VerFicha&id=317862&num_id=156&num_total=163

Ejemplar del antigüo periódico oscense "El eco de los libres" al que debemos el nombre de nuestra revista. Fuente: Hemeroteca municipal de Madrid.

martes, 12 de mayo de 2020

Confin_Arte: colaboración con el espacio "Viajar por Aragón"

"Saldremos", obra de Pedro Sagasta desde el confinamiento
Desde "El eco de los libres" y el Ateneo Jaqués deseamos ser siempre un altavoz, un encuentro de ideas y durante el periodo de confinamiento que nos ha tocado vivir, la lectura, la pintura, la música o el cine, para muchos, han actuado de salvavidas. Por ello nos hemos preguntado cómo pasa el mundo de la cultura esta situación y más aún, qué panorama creen sus protagonistas que nos va a deparar la "nueva normalidad" que se establecerá una vez erradicada la epidemia. Seguramente, despertaremos a un mundo distinto pues deberíamos haber aprendido de nuestros propios errores y de este azote que nos vuelve a revelar una latente vulnerabilidad ante la naturaleza. El cielo limpio de Madrid, las aguas claras de Venecia, los delfines regresando a las playas, en definitiva, la naturaleza reconquistando su planeta mientras la humanidad se recluye en sus casas, también nos susurra una certeza al oído que nos obliga a pensar, a recapacitar. Sin duda, en algo demasiado arraigado a nuestra propia naturaleza nos estamos equivocando pues no parece casualidad que la humanidad se vea puesta en jaque por un virus letal que, además, no entiende de clases sociales, etnias o religiones. Otro punto que nos debe hacer reflexionar.

Sin duda y sobretodo en estos tiempos de incertidumbre, la cultura debe reaccionar y ser un faro que arroje luz sobre nuestro camino. Sobretodo y ante todo, cultura, que ilumine también una manera responsable y solidaria de convivir. Por todo ello, colaboramos con la web Viajar por Aragón en una sección titulada "Confin_Arte" (Arte desde el confinamiento) y en ella hablaremos con diversos creadores aragoneses del mundo de la cultura que nos contarán cómo pasan el confinamiento y nos darán su visión sobre la "nueva normalidad" que nos espera. El primer entrevistado ha sido nuestro amigo, el pintor Pedro Sagasta, cuya "obra desde el confinamiento" encabeza esta breve nota. Aquí, el enlace completo a la entrevista: https://www.viajarporaragon.com/confin_arte-pedro-sagasta/

Nos seguimos viendo a través de esta ventana.

Nace el espacio digital de "El eco de los libres"



El Ateneo Jaqués se conforma como una Asociación Cultural sin ánimo de lucro. Desde su tradición obrera y popular, busca ser un punto de encuentro para compartir ideas, promover, difundir y favorecer el desarrollo de la cultura en todas sus vertientes. Nuestro objetivo es extender, desde la más absoluta tolerancia, la curiosidad por el conocimiento científico, literario y artístico. Nuestras actividades, abiertas a todo el mundo que desee acogerlas se centran en las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, situadas en la región pirenaica de Aragón. En julio de 2016 se cumple uno de los principales objetivos de nuestra asociación, la fundación de la revista "El eco de los libres" como nuestro órgano de difusión cultural. 

Es ahora, en mayo de 2020, que deseamos también dar un espacio digital a nuestra revista de cultura y pensamiento crítico. Todavía inmersos en el primer intento de superar la crisis sanitaria del covid-19 y aún desde el confinamiento, deseamos que nuestros lectores también puedan disfrutar de "El eco de los libres" en formato digital. Elegimos este sencillo formato, un blog, para poder publicar los textos de nuestros colaboradores y continuar dando cobijo a la palabra libre y a la reposada lectura. Al mismo tiempo perseguimos el proyecto de una nueva entrega en papel de nuestra revista. Hasta entonces, nos leemos en las redes.

El director

La esencia del microrrelato

CASA DE MUÑECAS No faltaba ni un solo detalle en aquella casita victoriana que recibiera por su cumpleaños. El distinguido cabeza d...